El Camino Español

El presente mapa nos muestra el denominado Camino Español o Ruta de Flandes entre los años 1568 y 1618. El Camino Español constituía un conjunto de vías que integraban, a su vez, varias y dificultosas rutas que recorrieron las tropas hispánicas con el objetivo de dar apoyo logístico en Flandes y regresar. En este sentido, de acuerdo con el mapa, la llamada Ruta de Flandes principalmente arrancaba en Génova y otros puertos aledaños, donde se encontraban los militares que habían embarcado previamente desde puertos como Barcelona o Valencia; así como aquellos tercios de apoyo destinados en Nápoles y Sicilia. El camino principal atravesaba Europa cruzando el Milanesado, Saboya, Piamonte, el Franco-Condado, Alsacia, Lorena, Luxemburgo, Lieja, Namur y Bruselas. Tras el Tratado de Cateu-Cambresis (1559) por el que se daban por finalizadas las guerras de Italia hispano-francesas (Floristán, 2015), la monarquía hispánica recuperaba el dominio en los tan preciados territorios italianos (los más importantes: Nápoles en el Sur y el Milanesado en el Norte), vía de enlace, como vemos en el presente mapa, con sus posesiones en los Países Bajos y sus dominios germanos, enclave estratégico para el éxito del llamado Camino Español, que tuvo su justificación por las llamadas Guerras de Flandes. De acuerdo con diversos historiadores, las revueltas en territorio flamenco se prolongaron más que ningún otro conflicto en la historia de la llamada Europa Moderna, esto es, desde el levantamiento o furia iconoclasta del año 1566 hasta la Paz de Westfalia (Tratado de Münster) de 1648. El primer Camino Español se completaba en el año 1567, cuando el duque de Alba y 10.000 veteranos de los tercios, después de un trayecto de unos 1.100 km iniciados en Milán, llegaban a Bruselas para apaciguar las sublevaciones que se estaban dando en el territorio. Así, durante más de ochenta años, la monarquía hispánica mantuvo abierta la mencionada ruta, con sus distintas ramificaciones, que unía sus posesiones italianas con Flandes, permitiendo, de esta manera, que los soldados pudieran llegar al campo de batalla (Martínez, 2007).

Francia, conocedor de las debilidades hispánicas en Europa (el Mediterráneo y sus preciadas posesiones en los Países Bajos), a pesar de la mencionada paz de Cateu-Cambresis, no abandonó en su empeño en desgastar a España cuanto pudo ya que las diferentes rutas de El Camino Español no dejaban de ser frágiles sendas de comunicación, tal y como refleja el mapa: una ruta repleta de obstáculos desde un punto de vista geográfico (Alpes, grandes ríos, desfiladeros, bosques…), como desde los peligros que conllevaba atravesar territorios en los cuales contaba con peligrosos y poderosos enemigos. Por otro lado, no hemos de olvidar, que el Camino Español también contó con su ruta marítima: desde San Sebastián, Laredo y La Coruña, entre otros puertos, también se enviaron tropas a los Países Bajos para frenar las sublevaciones y llevar abastecimiento de víveres y refuerzo de soldados durante las Guerras de Flandes. Es lo que denominan algunos historiadores como el Camino Español por Mar (Fagel, 2001). Una ruta que también tuvo que afrontar los peligros que suponían bordear las costas enemigas de Francia e Inglaterra, hasta llegar a su destino.

En definitiva, podemos concluir que el llamado Camino Español, sobre todo en su versión por tierra, supuso una “hazaña logística” comparable a ninguna otra, que reflejó la gran importancia que daba la monarquía hispánica a sus posesiones europeas, sobre todo, a las colonias flamencas, así como sus debilidades en el Norte y Sur de Europa (Países Bajos y el Mediterráneo), donde sus enemigos, Inglaterra pero sobre todo el francés, sabían que podían dar golpes certeros tanto al honor como al bolsillo de España.

Bibliografía:

Fagel, R. (2001). El camino español por mar. Sociedad Estatal para la Conmemoración de los Centenarios de Felipe II y Carlos V, volumen 1, pp. 363 – 376. Recuperado de https://repositorio.uam.es/handle/10486/1211?show=full

Martínez, F. (2007). Una pica en Flandes. La epopeya del Camino Español. Madrid, España: EDAF.

Floristán, A. (2015). Historia Moderna Universal. Barcelona, España: Editorial Planeta.

www.despertaferro-ediciones.com
http://www.despertaferro-ediciones.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: